Una vez más la alcaldesa vuelve a mentirnos a la cara, además de dejar claro su doble vara de medir dependiendo de donde venga el aire.
La falta de respeto hacia parte de sus vecinos y la utilización del propio ayuntamiento para los fines políticos de sus amigos pone de manifiesto una vez más el miedo a perder el sillón si se enfadan sus “compañeros” dándoles carta blanca para hacer y deshacer. ¿Que pasaría si una petición similar llegase de la oposición?
Ya se lo adelantamos………negativa tras negativa.

Categorías: Multimedia