¡ASÍ NO DON ÁLVARO!

Cuando D. Álvaro Martínez Pérez tomó posesión de la concejalía de Hacienda, Comercio y Planificación Económica como Tercer Teniente de Alcalde, le avalaban: 1) su titulación superior y dilatada experiencia profesional en el sector financiero; 2) quince años de residencia en este pueblo: 3) su ideología política liberal-capitalista.

Desde el primer minuto de sentarse en su poltrona a tiempo parcial, jueves y viernes, dejó autoritariamente claro que había venido a enfrentar su poder municipal con el pequeño y maltratado comercio de San Lorenzo de El Escorial.

Haciendo gala de su exquisito gusto por la ornamentación callejera y la cartelera publicitaria, arremetió contra los pequeños empresarios -ordenanzas municipales en mano- para evitar los, al parecer, anárquicos anuncios de cada local comercial, implantados con revolucionaria libertad por tan “peligroso” gremio de comerciantes.

Celoso guardián de la uniformidad creativa se lanza a la convocatoria de “coloquios”, donde acusa al colectivo de comerciantes hosteleros de los abusos cometidos en terrazas, número de mesas y sillas, jardineras, pérgolas, horarios de cierre, etc, etc, etc…

Para demostrar su amistosa disposición al diálogo, anuncia la toma de medidas represivas contra los comerciantes, a base de: multados, apercibimiento de cierre de locales, estricto recorte de horarios nocturnos y severas revisiones para la concesión del permiso de apertura de nuevos establecimientos.

¿Qué pretende el Sr. Martínez con su embarullado e inexplicable acoso al pequeño comercio local?

D. Álvaro, deje usted sus diálogos para sordos, los sarcasmos, su falta de aprecio y el pésimo trato con que distingue a quienes, abriendo sus comercios: crean puestos de trabajo, dan servicios a sus vecinos, pagan puntualmente los numerosos impuestos municipales y arriesgan su dinero a cambio de soportar sus arrogantes exigencias.

Baje usted al empedrado. Pero ¡OJO! hágalo usted con cuidado por el desastroso estado de abandono que presenta a consecuencia de la nulidad de este gobierno municipal.

Y por último, no se olvide de sacar del cajón donde reposa en el limbo desde el 9 de Julio de 2015, el ACUERDO DE FORMACIÓN DEL GOBIERNO MUNICIPAL Y PROGRAMÁTICO; descubra lo escrito sobre ECONOMÍA y TRANSPARENCIA.

Después, díganos qué, con quién y porqué se negocia en secreto el futuro del MERCADO MUNICIPAL. Luego presente usted los presupuestos para el año 2017, en jueves o en viernes, y…. dimita Sr. Martínez, dimita ya para el bien de esta comunidad de vecinos y su pequeño comercio.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.