prensa

Aunque la influencia de algunos medios de difusión, totalmente opuestos a su deber de informar con la verdad, hayan implantado la costumbre de utilizar el sensacionalismo en sus noticias, nosotros entendemos que la fuerza de un mensaje político escrito o hablado, no reside en el insulto y en las acusaciones insidiosas, sesgadas o falsas.

Por eso mismo, creemos que nuestras noticias han de estar apoyadas sobre la fuerza del rigor informativo y la verdad contrastable. Firmeza sí y, por supuesto, toda la dureza que haga falta al denunciar la corrupción, la arrogancia y el cinismo existente en la política española municipal, autonómica y nacional. Nuestros principios morales nos exigen decir la verdad al hacer público cualquier comentario político; así como, del mismo modo, reconocer y rectificar nuestros errores cuando los cometamos.

Es posible que, por todo lo anterior, perdamos el éxito fácil que obtendríamos halagando a quienes son aficionados al escandaloso sensacionalismo político y a las insidiosas medias verdades. Nuestro estilo no competirá jamás con la brocha gorda del “calumnia que algo queda”, practicado por otros informadores.

Categorías: General