10380999_1492997180931701_7412406277392210211_n

Como viene siendo habitual a tenor de la práctica a la que nos tiene acostumbrado el equipo de gobierno municipal del PP, el derrochar dinero es algo que va inherente a su condición.

A pesar de existir un departamento de urbanismo con sus correspondientes empleados públicos, el concejal Gonzalo Cuesta (el de las autolicencias declaradas judicialmente ilegales) ha decidido sacar a concurso la redacción del planeamiento para la modificación de las normas subsidiarias por un importe de 56.000 €.

Parece ser que los siete trabajadores del departamento de urbanismo con una dotación presupuestaria de 303.934,51 € no son suficientes para redactar el planeamiento y para se gastan el dinero que sangran a los vecinos con las subidas de impuestos a las que nos tienen acostumbrados.

Categorías: General