monte

El monte Abantos se está muriendo, poco a poco, sin prisa pero sin pausa.. En todo el monte Abantos pueden apreciarse grandes claros. En la parte denominada de los miradores existen muchos claros y a su alrededor bastantes pinos enfermos. Desde hace años se viene produciendo una gran saca de maderas porque el pinar está bajo la amenaza de una plaga producida por un coleóptero de la familia de los acolitados.. El insecto, que en poco tiempo puede secar los árboles, es un escarabajo pequeño de entre 25 o y 35 mm de longitud, de color castaño excepto en el tórax y en la cabeza que los tiene de color negro.

La plaga ataca al pino silvestre utilizando los troncos muertos para pasar el invierno dentro de unas galerías construidas bajo la corteza. Su forma de alimentación es tan destructiva como simple y el método tan eficaz como devastador. Con los primeros calores los insectos abandonan su refugio invernal para colonizar pinos sanos de los que se alimentan vorazmente.

Todo invita a pensar que la solución aún está lejana. Se sabe que la fumigación no sirve de mucho, ya que los insectos se refugian en sus galerías evitando así el veneno empleado para su eliminación. La opción más efectiva es la tala y quema inmediata de las leñas invadidas. Otra solución consistiría en emprender una política de repoblación forestal plantando especies autóctonas, como el roble melojo, el quejigo y la encina, que son inmunes al insecto y resistentes al fuego. Pero la conservación del monte Abantos, que o bien es competencia de la Comunidad Autónoma de Madrid, o bien lo es del propio Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, o bien lo es de ambas instituciones al unísono, no parece figurar entre las prioridades de sus máximos y respectivos responsables.

Categorías: General