prisión

Con un escueto comunicado, el Partido Popular ha despachado la noticia del ingreso en prisión de quien manejó las cuentas del partido durante años, cuya fortuna incalculable y de origen desconocido se encuentra repartida por los bancos de medio mundo, paraísos fiscales incluidos.

El innombrable ingresaba en su día más de 80.000 € diarios, buena parte de los cuales (48 millones) los ingresaba en Suiza. Desde hace meses portada de los medios escritos de comunicación, cuya imagen abre día tras día los telediarios, causa de vergüenza y descrédito para el partido en el gobierno, el cual partido se deshizo de su incómoda persona entregándole un «finiquito en diferido», «finiquiten en diferido» que él agradeció denunciando a su partido por despido improcedente, el ex tesorero del Partido Popular tuvo durante años su despacho debajo del de Mariano Rajoy, quien en su momento dijo creer en la inocencia del inquilino del piso inferior.

El mismo Mariano Rajoy que ahora respeta las decisiones judiciales, lo cual era de esperar después de haber compadecido ante los medios de comunicación a través de una pantalla de plasma. Dice Raúl del Pozo que en Génova algunos ya han comenzado a tirarse por la ventana. Defenestrarse, vamos. Que no cunda el ejemplo. Ni el pánico.

Categorías: General