EL PP de San Lorenzo fagocita el Ateneo Escurialense encaramando como presidente del mismo a Alfonso Fernández Álvaro, vocal del Partido Popular de San Lorenzo, cuyo pensamiento político se resume en dos frases antológicas que retratan al autor y que aparecen en su blog «En dos palabras», a saber: «La educación, la sanidad, los llamados asuntos sociales, la justicia, no pueden ser universalmente gratuitos ni permanentemente gratuitos» y «Los responsables públicos […] deben empezar por pedir responsabilidades pecuniarias a los ciudadanos: las plazas educativas públicas podrían dejar de ser gratuitas cuando el alumno repita curso, los pacientes que asistan a consulta o deban ser hospitalizados para ser atendidos por causas sobrevenidas o imprudencias, es decir, todo aquello que nos achaque que nosotros mismos hayamos favorecido (accidentes por imprudencia, consecuencias del tabaco, el alcohol, las drogas, etc.), que participen del coste de la atención».

Ambas frases, además de mostrar la nula sensibilidad social y la falta de empatía del sujeto, califican por sí solas al autor, Alfonso Fernández Álvaro, quien en realidad sólo es la personificación de la alargada sombra del Partido Popular sanlorentino. Copando con un correligionario la presidencia del Ateneo Escurialense, José Luis Fernández-Quejo, además de controlar los últimos resquicios de la sociedad civil sanlorentina que aún escapaban a su dominio y que por tanto gozaban hasta la fecha de cierta independencia de criterio y ausencia de pesebre, intenta ocultar su desastrosa gestión económica al frente de la institución municipal. Porque la realidad es que el Ayuntamiento, debido a la falta de recursos económicos de la concejalía de Cultura, ahora programa la mayoría de sus actividades a través del Ateneo Escurialense, discriminando así a los vecinos y a las diversas asociaciones locales, a quienes se les impide reiteradamente el uso de las dependencias de la Casa de Cultura para la programación de sus respectivas actividades culturales.

Categorías: General