Ahora que la mayoría de los partidos políticos aplauden la sentencia europea que considera ilegal la ley española sobre desahucios, ha llegado el momento de preguntarse por qué esos mismos partidos no hicieron nada por cambiarla cuando pudieron hacerlo. Si el Partido Popular y el PSOE no se hubieran plegado a los intereses de la Banca, quizás nos hubiéramos ahorrado unos cuantos suicidios y no hubiéramos contribuido a la desesperación de muchas familias que se han visto de patitas en la calle.

Categorías: General