Ante la situación que viven los trabajadores de Patrimonio Nacional con la reducción de sueldos y derechos impuesta de forma unilateral por la dirección de Patrimonio Nacional, no ha quedado otra opción que convocar una huelga indefinida que coincidirá con el próximo puente de Semana Santa.

Especial desencanto tienen los trabajadores del Monasterio con nuestro Alcalde, el cual es miembro del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional y cobra unos 900 € aproximados por cada una de las reuniones a las que asiste con una periodicidad mensual, ya que no ha defendido en ningún momento los derechos de los trabajadores, así como tampoco parece preocuparle los graves perjuicios que sufrirán los hosteleros y comerciantes de San Lorenzo.

Categorías: General