Es lamentable la incompetencia, impericia y falta de previsión del Partido Popular, que está condenando a todos los contribuyentes madrileños a costear a precio de oro un auditorio que realiza una programación anual tan escasa y pobre que raya en el ridículo más absoluto. Porque finalmente el Auditorio costará 105 millones de euros (40 construcción + 25 elementos escénicos + 40 terrenos), sin que se haya exigido responsabilidad alguna a sus promotores. Mientras que en el caso del velódromo Palma Arena, que presupuestado en 48 millones de euros, se disparó su costo final a 90,6 millones de euros, varios responsables del Partido Popular en el Ayuntamiento de Palma y en el Gobierno balear fueron acusados de malversación de caudales públicos
.

Categorías: General