Sea como fuere, lo que está claro es que los dos grandes partidos mayoritarios españoles corrompen todas las facetas de la vida nacional, llevando a cabo actividades ilícitas y tejemanejes poco claros, unas veces para financiar de manera ilegal sus respectivas formaciones políticas y otras para que muchos de sus miembros se beneficien personalmente.

Categorías: General