Las cifras no mienten: el principal monumento de la Comunidad de Madrid, el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, perdió en el año 2012 alrededor de 25.000 visitantes. El segundo foco turístico de nuestro municipio, el Valle de los Caídos, permaneció cerrado durante buena parte del año 2012, provocando de este modo una drástica disminución de visitas e ingresos por taquillaje.

Se da la triste circunstancia que la reducción en la afluencia de turistas se produce cuando se cumple el primer año desde que un alcalde de San Lorenzo de El Escorial, José Luis Fernández-Quejó, es miembro del Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, Organismo que regenta ambos monumentos. Por tanto, hay que apuntar en el haber del actual alcalde y miembro del citado Consejo su parte alícuota correspondiente en las menores cifras de la historia de afluencia de turistas a nuestro municipio, lo que sin duda ha repercutido negativamente en los intereses comerciales y hosteleros del municipio y de toda la zona.

Para celebrarlo, el Consejo de Administración de Patrimonio Nacional, del que como ya hemos dicho José Luis Fernández-Quejo forma parte desde hace un año, prepara una exposición sobre los Tesoros de El Escorial; pero como el alcalde vela por los intereses de los vecinos de manera inversamente proporcional a la repercusión económica que la acumulación de cargos para él comporta, dicha exposición se montará próximamente en el Palacio Real de Madrid. Los comerciantes, los hoteleros y los hosteleros de San Lorenzo estarán sin duda infinitamente agradecidos por los desvelos que por la prosperidad de sus respectivos negocios se toma la máxima autoridad municipal.

Categorías: General